Dogtor

Slide
SONRIE
Slide
DIVERSIÓN
Slide
SONRIE
Slide
DIVERSIÓN

¡10% de descuento en nuestro curso de técnico en intervenciones asistidas con animales!

¡Solo hasta el 12 de agosto!

¿Tu sueño es trabajar con animales ayudando a personas?

Imagina aunar estas dos pasiones.

Aprende en tres meses todo lo que necesitas saber para ser un técnico en IAA

Alcanza tus metas con Dogtor Animal.

Explora las Intervenciones Asistidas con Animales y sonríe

Conoce las diferentes posibilidades en las Intervenciones Asistidas con Animales, donde convergen el ocio, la terapia y la educación. Nuestra propuesta innovadora combina técnicas basadas en la evidencia, junto a la presencia de animales facilitadores, guiándote hacia experiencias que favorecen el bienestar a través del vínculo humano-animal. ¡Únete a nosotros!

Intervenciones únicas para resultados únicos

Ofrecemos formación práctica para afianzar tus conocimientos en la intervención asistida con animales, así como el diseño e implementación de proyectos personalizados que generan un impacto real en la calidad de vida de las personas. Mediante nuestro equipo de expertos y animales específicamente entrenados en Madrid, hemos diseñamos estrategias con resultados comprobados.

Creemos en un aprendizaje práctico adaptado a la realidad de las Intervenciones Asistidas con Animales. Nuestros cursos están enfocados a la adquisición de herramientas útiles para la futura vida profesional de los alumnos/as inscritos en los mismos.

Diseñamos y desarrollamos proyectos de Intervenciones Asistidas con Animales a medida. Para ello incluimos animales específicamente entrenados, a fin de mejorar la calidad de vida de las personas, potenciando los beneficios del vínculo humano- animal.

Reproducir vídeo

Las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) emergen como un complemento innovador y efectivo, generando una amplia gama de beneficios en diversos aspectos de la salud:

Mejora física
Se ha demostrado que la interacción con animales reduce tu presión arterial y frecuencia cardíaca, a la vez que mejora tu función motora.

Comunicación efectiva
Las IAA facilitan la práctica y mejora de habilidades verbales y no verbales. La presencia de animales actúa como un estímulo motivador, fomentando la expresión y la comunicación efectiva.

Estimulación cognitiva
Las interacciones con animales han mostrado resultados positivos en la estimulación cognitiva, mejorando la atención, memoria y resolución de problemas, entre otros beneficios..

Equilibrio emocional
Reducen el estrés y la ansiedad, promoviendo la liberación de endorfinas y serotonina. La conexión única entre humano y animal crea un ambiente para la expresión, alivio del trauma y el fortalecimiento de la autoestima.

Conexiones sociales
Las Intervenciones Asistidas con Animales construyen relaciones, desarrollan habilidades sociales y promueven sentimientos de pertenencia, ayudando a conectar con otros de forma positiva.

Conoce más acerca de las Intervenciones Asistidas con Animales
Preguntas frecuentes

Las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) incluyen programas de educación, ocio y terapia asistidas. Todas ellas incorporan la presencia de animales en sesiones planificadas y dirigidas por equipos profesionales y especializados en cada una de las áreas. Estos, a su vez, actúan como motivadores y/o facilitadores de los objetivos de cada sesión.

La Terapia Asistida con Animales (TAA) se centra principalmente en objetivos terapéuticos específicos relacionados con la salud mental, cognitiva, emocional o física de los participantes.

Se utiliza como parte de un plan de tratamiento que incluye técnicas basadas en la evidencia y que es dirigido por profesionales de la salud, como terapeutas, psicólogos o trabajadores sociales.

Las sesiones de TAA son supervisadas de cerca por profesionales que guían y estructuran las interacciones entre los participantes y los animales, con el fin de alcanzar metas terapéuticas específicas.

El entrenamiento de un perro para convertirse en un animal de intervención implica una combinación de habilidades básicas de obediencia, socialización y adaptación a entornos variados. A continuación, te compartimos los pasos generales que se siguen en el proceso:

  1. Evaluación de la idoneidad. Antes de iniciar el entrenamiento, es esencial evaluar la idoneidad del perro para este tipo de trabajo. Se buscan características como temperamento amigable, confianza, tolerancia a situaciones nuevas y una naturaleza calmada. En ningún caso su raza determina su idoneidad.
  1. Habilidades básicas de obediencia. El PI debe tener un sólido conjunto de habilidades básicas de obediencia, como sentarse, quedarse quieto, venir, caminar con correa y comportarse en presencia de otras personas y animales.
  1. Socialización. Este punto es crucial para exponer al PI a diversas situaciones, personas y entornos; permite garantizar que el PI esté cómodo y seguro en situaciones diferentes y pueda interactuar de manera positiva con una variedad de personas.
  1. Habilidades específicas. Se trata de una batería de habilidades sorprendentes para incorporar en las sesiones como motivadores o reforzadores. Algunos ejemplos son: saltar un aro, traer objetos, rodar, cruzar las patas, entre otras.
  1. Desensibilización a estímulos. Los PI deben ser capaces de manejar situaciones inusuales o ruidosas sin mostrar miedo o agresión. La desensibilización gradual a estímulos como ruidos fuertes, sillas de ruedas, muletas, entre otros, es esencial.
  1. Entrenamiento de resiliencia. Los PI deben ser resistentes y capaces de recuperarse rápidamente de situaciones inesperadas o estresantes. Se les entrena para mantener la calma y centrarse en su tarea, incluso en entornos caóticos.
  1. Certificación y evaluación continua. Una vez que el PI ha completado el entrenamiento, puede someterse a procesos de certificación. Además, se realiza una evaluación continua para garantizar que el PI mantenga sus habilidades y actitud adecuada.

Es fundamental que el entrenamiento sea llevado a cabo por profesionales especializados en el entrenamiento de perros de intervención. Estos profesionales pueden adaptar el programa de entrenamiento según las necesidades específicas del tipo de intervención y las características individuales del perro y su técnico. Consulta más detalles en la Escuela de Perros de Intervención de Dogtor Animal.

Es importante aclarar que, aunque los perros pueden desempeñar un papel valioso como facilitadores en intervenciones asistidas, no son terapeutas en el sentido clínico del término. El terapeuta es un profesional de la salud mental o física con formación y licencia para ofrecer tratamientos terapéuticos.

La función del perro en este contexto es actuar como un facilitador o motivador, proporcionando apoyo y ayudando a crear un ambiente positivo y relajado. Los perros de terapia a menudo sirven como catalizadores para la comunicación, la interacción social y la mejora del estado de ánimo.

La justificación de esta distinción radica en que el perro, por sí mismo, no tiene la capacidad de realizar evaluaciones clínicas, diagnosticar trastornos mentales o diseñar planes de tratamiento. El perro trabaja en colaboración con el terapeuta humano, quien guía y dirige la sesión, establece metas terapéuticas, evalúa el progreso del individuo y toma decisiones clínicas fundamentadas.

Las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) pueden beneficiar a una amplia gama de personas. Estas intervenciones proporcionan un enfoque único y complementario para mejorar el bienestar emocional y la calidad de vida. Algunos de los grupos que pueden beneficiarse incluyen:

  1. Personas con depresión. La presencia de animales puede aumentar la liberación de endorfinas, mejorando el estado de ánimo y fomentando una sensación de conexión y alegría. Si a esto sumamos un profesional de la salud cualificado, los resultados pueden ser muy significativos.

  1. Personas con trastornos de ansiedad. La interacción con animales en entornos controlados puede reducir la ansiedad y el estrés. La presencia de animales tiende a generar una sensación de calma y seguridad, contribuyendo a la gestión de la ansiedad.

  1. Menores con dificultades emocionales. La interacción con animales bien dirigida puede ayudar a desarrollar habilidades emocionales, promover la empatía y proporcionar un entorno de apoyo.

  1. Personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA). Las IAA son utilizadas para mejorar las habilidades sociales y comunicativas en individuos con TEA. La presencia de animales puede facilitar la conexión emocional y promover interacciones positivas.

  1. Adultos mayores. Las personas mayores a menudo experimentan beneficios emocionales y físicos al interactuar con animales. Las IAA pueden reducir la sensación de soledad, mejorar el estado de ánimo y contribuir al bienestar general.

  2.  Individuos en rehabilitación física. Aquellos que se encuentran en procesos de rehabilitación física pueden encontrar en las IAA una motivación adicional para participar en actividades motivadoras, mejorando así su recuperación.

La implementación de una Intervención Asistida con Animales (IAA) debe centrarse en garantizar el bienestar y la seguridad, tanto de los animales como de las personas involucradas. Algunos aspectos clave a tener en cuenta incluyen:

  • Entrenamiento ético. Los animales deben recibir entrenamiento ético y basado en métodos positivos, realizado por profesionales capacitados que prioricen el bienestar del animal

  • Habilidades básicas de obediencia. El PI debe tener un sólido conjunto de habilidades básicas de obediencia. Por ejemplo, sentarse, quedarse quieto, venir, caminar con correa y comportarse en presencia de otras personas y animales.

  • Condiciones de vida adecuadas. Los animales deben contar con condiciones de vida apropiadas que satisfagan sus necesidades físicas y emocionales. Esto incluye proporcionar condiciones higiénicas apropiadas, ejercicio, estimulación mental, vida social acorde a la especie, una dieta balanceada, y amor y cariño, entre otras.

  • Monitoreo de la salud y prevención de zoonosis. Se debe realizar un seguimiento continuo de la salud de los animales participantes en IAA. Los profesionales a cargo deben estar atentos a signos de estrés, enfermedad o incomodidad. Se debe proporcionar atención veterinaria según sea necesario, así como un protocolo de prevención de zoonosis.

 

  • Ambiente controlado. Los entornos donde se llevan a cabo las IAA deben ser controlados y seguros para evitar situaciones estresantes o peligrosas, tanto para los animales como para las personas. Esto implica adaptaciones para minimizar ruidos fuertes, multitudes abrumadoras o cualquier situación que pueda generar ansiedad en los animales.

  • Límites de interacción. Se deben establecer límites claros en cuanto a la duración y el tipo de interacción que los animales pueden tener con las personas. Esto evita agotamiento o estrés innecesario.

  • Consentimiento informado. Cuando se trabaja con personas, es importante obtener su consentimiento informado para participar en las IAA. Además, se debe educar a los participantes sobre el comportamiento apropiado y respetuoso hacia los animales.

  • Cuidado post-intervención. Después de cada sesión, se debe proporcionar tiempo y espacio para que los animales se relajen, descansen y puedan comportarse acorde a la etología de la especie. 

Si tu pasión son los animales y deseas dedicarte como técnico a las intervenciones asistidas con animales (terapia, ocio y educación), en Dogtor Animal disponemos de cursos de formación. Este programa integral ha sido diseñado para quienes buscan explorar y aplicar los beneficios terapéuticos, educativos y recreativos que la interacción con animales puede ofrecer.

Nuestro curso incluye tu participación en experiencias prácticas tuteladas en sesiones reales dirigidas por nuestros profesionales. Aplicarás tus conocimientos en situaciones del mundo real para fortalecer tu confianza y habilidades.

Tras completar satisfactoriamente el curso y si cumples con todos los requisitos de asistencia y superas la prueba teórica y práctica, se otorga un título propio.

ÚLTIMA NOTICIAS